La Pagina de los Llamas
Leyenda de la Piedra Negra
Pagina Principal
Crnica del X Encuentro Llamas 2008
Crnica del IX Encuentro Llamas 2007
Fotos del IX Encuentro 2007
Estirpe Llamas
Origen de la Familia Llamas
Investiga tus raices
Mi Arbol Genealogico
X ENCUENTRO 2008 (INFO)
Crnica del X Encuentro Llamas 2008
Foro de Consultas
Los Llamitas (bebes)
Notisociales
Publicita tu Empresa
Fotos de la familia
Lista de miembros de las familias
Historia de los miembros de la familia
Reuniones Llamas
V Encuentro Llamas 2001
VI Encuentro Llamas 2002
VII Encuentro Llamas 2003
Fotos Desayuno
Fotos del VII Encuentro (callejoneada)
Fotos Comida y recorrido
VIII Encuentro Llamas 2004
En Memoria de mi hermano Gerardo
Comunicate
Algunos Recuerdos
Leyendas de Zacatecas

De:  Juan Francisco Rodriguez Martinez
(Esta es la leyenda de la piedra negra se publico en El Unicornio, suplemento cultural de El Sol de Zacatecas, el 10 de Noviembre de 1991, pagina 5)

Todo dio principio por la natural ambicin de dos amigos que decidieron abandonar de plano sus ocupaciones para aventurarse a buscar una mina que les diera riqueza. All por los ochentas del siglo pasado viva en Zacatecas Misael Galn, fornido mocetn, tan entusiasta como ingenuo, que disfrutaba de un sueldo aceptable como empleado de un comercio dedicado a proveer las minas de la regin de los elementos propios para el laboreo. En el almacn que estaba a su cargo se expenda plvora, sogas, cubos para elevar el mineral y vaquetas para los cubos , barras, picos y cuZas para excavar, carbn para las fundiciones, etc., y Misael, en contacto con esos materiales soZaba con la oportunidad de poner en prctica sus pretensiones de minero, las instancias de Gildardo Higinio, su amigo de siempre que apoyaba sus propias inquietudes, le haban convencido de invertir sus ahorros en herramientas y materiales para iniciar la bsqueda del yacimiento.

Durante varios fines de semana, ambos amigos caminaron incansablemente por las montaZas circunvecinas; especialmente inspeccionaron al poniente de la cordillera que separa a Vetagrande de la capital zacatecana ya que, segn Gildardo, por sus plticas con viejos gambusinos y sus ocho aZos de experiencia en las minas de San Acacio, saba localizar fuentes metalferas. - Por este lado las vetas son innumerables y atraviesan las montaZas en todas las direcciones; lo que tenemos que hacer es descubrir una mina que no est de manifiesto, y a puro gozar! - ponderaba Gildardo Higinio. Comenzaron por acampar en los lmites de lo que era terreno libre, donde ya durante cuatro o cinco das haban explorado siguiendo las instrucciones de Gildardo. Con su entusiasmo a cuestas recorrieron el camino a Vetagrande, pasaron por oficinas de beneficio, vieron pequeZas catas, bocas de mina. mquinas de desage trabajando, labores antiguas, terrenos y graseros alrededor de los tiros; todo ello en singular contraste con las agrestes montaZas que las rodean.

Antes de llegar al cerro del Magistral se desviaron al oriente para empezar ah su bsqueda; todo el da vagaron escudriZando los montes y al atardecer decidieron regresar al campamento para dormir. Al faldear una empinada loma, de improviso se toparon con la entrada de una cueva de extraZo aspecto; a pesar de que haban cruzado varias veces por el lugar, no le pareca conocida, les habra pasado inadvertida? No, seguros estaban de que antes no la haban visto! Como movidos por un mismo impulso, se acercaron a la entrada, con precaucin. Ya dentro de la caverna, a poco andar se present ante sus ojos algo fantstico: incrustada en el peZasco se vea claramente una gran roca refulgente. Ante tan maravilloso descubrimiento, y pasada su sorpresa, los dos jvenes lanzaron gritos de alegra, y con entusiasmo se dedicaron a escarbar alrededor de la piedra.

"Esto es oro!", decan con exaltacin los afortunados y ovicios gambusinos. "Sin duda esta es la lnea de una buena veta, comentaban. Buen tiempo trabajaron, alternndose en la tarea; mientras uno borneaba la barrena o sostena la cuZa que se incrustaba en los cantos de piedra, el otro golpeaba el marro, hasta que lograron su empeZo. Desprendida la piedra, pasando por numerosos trabajos debido al peso de su carga y a lo accidentado del terreno, a campo traviesa lograron llevarla hasta el arroyo que baja de Vetagrande, y frente a ella quedaron extasiados contemplando su flamante tesoro. Volviendo de su ensimismamiento, comenzaron por desconfiar de que hubiesen sido descubiertos por otros gambusinos de los muchos que merodeaban los alrededores, ocupados en el mismo que hacer de ellos. Tras breves minutos, y enmedio del silencio nocturno que reinaba a su alrededor, concluyeron que estaban solos. No podan dormir, a pesar del cansancio y de ser ya pasada la media noche. Cada quien elucraba lo que haba de disfrutar el resto de su vida con ese descubrimiento. Al recordar de nuevo la piedra, con sobresalto examinaban si haba alguna amenaza que pusiera en peligro sus vidas o su preciado bien. A ratos se miraban uno al otro al otro con mutuo recelo e inquietud, sin saber definir hacia dnde se inclinaba su estado de animosidad. A la distancia slo se escuchaban los ladridos de los perros del pueblo de Vetagrande. En su entorno se fueron espesando las sombras... Vetagrande ha sido uno de los ms ricos veneros de metales preciosos que ha fabricado la naturaleza en el estado de Zacatecas. Se ubica a cinco kilmetros de la capital del estado, y tanto por la extensin de sus trabajos como por las cuantiosas cantidades de minerales extrados durante muchos aZos, dieron significativa fuerza al rgimen colonial y propiciaron el desarrollo econmico de la regin. En breve tiempo a partir de su descubrimiento, se cre la villa de Nuestra SeZora de Guadalupe de Vetagrande nombre oficial que tuvo al principio de la poca colonial.

Pese a que el gobierno espaZol puso especial empeZo en la organizacin de la produccin minera, no se dispone de una cifra exacta de los rendimientos de las minas de Vetagrande durante el rgimen virreinal; lo que si se sabe es que, tanto por la extensin de sus trabajos como por la enorme cantidad de plata que estos yacimientos produjeron al comienzo de su explotacin, originaron que se crear la nobleza de Zacatecas. Los condados de Valparaso, de Bernrdez y de Santa Rosa, fueron ttulos de mucho esplendor. Existen curiosos documentos antiguos que establecen las fechas de apertura de las minas fundadas alrededor de Vetagrande; las de San Bernab, Albarrada, los tajos de Pnuco, ostentaron tan alta ley en sus minerales que motivaron la bsqueda de otros yacimientos en las cercanas. Las grandes expectativas de bonanza fueron causa principal de que toda la gente de Zacatecas estuviera vinculada a la rama de la minera. La palabra "plata" hizo que se poblaran Zacatecas y Vetagrande de mineros, gambusinos y buscones que se sostenan principalmente de la esperanza de encontrar una buena veta.

Nadie sabe que pas durante el resto de la noche, el caso es que al da siguiente un joven pastorcito descubri los cuerpos yertos de los dos frustrados mineros; a toda prisa y con la excitacin propia de quien ve la muerte por vez primera, a gritos divulg su macabro encuentro. Como fuego en un pajar corri la noticia y muchos curiosos concurrieron al sitio seZalado por el pastor. Diego Romo, representante de la autoridad, levant acta que deca: "En el crucero del arroyo fueron recogidos dos cuerpos de quienes en vida respondieron a los nombres de Misael N. y Gildardo N. Presuntamente la causa de ambas muertes fue una riZa entre ellos mismo, uno de ellos presenta fractura cranea producida, segn todos los indicios por cada directa sobre una piedra que contiene oro pimente...". La tierra reclama al hombre que vuelva a sus races; los cuerpos fueron inhumados en sagrado; los motivos que condujeron a su muerte permanecieron en el misterio. Quiz ante la presencia del supuesto oro descubierto, los dos infortunados se vieron condenados a ser juguetes de esa fiera funesta que es la codicia.

La piedra tambin fue olvidada y poca atencin le prestaron quienes s conocan de metales, ya que a este compuesto de arsnico y azufre le atribuan escaso valor. Y, sera coincidencia o de veras maleficio, el caso es que das despus, al pasar un grupo de jvenes que iba de paseo, alguien seZalo la piedra recordando aquel trgico suceso, y uno de ellos exclam: "Precisamente necesitaba yo una buena piedra para afilar mi cuchillo!", y empez a frotar el borde de su instrumento en la brillante piedra. Con movimientos acompasados realizaba afanoso su tarea desentendindose de los dems. Pareca transformado, l que era de natural alegra y comunicativo; embelesado contemplaba los brillos del filo de su cuchillo producidos por su labor.

A las llamadas de sus amigos reaccion con su movimiento agresivo, y a la burla del que permaneca ms cercano a l, quien se mofo de su exagerada forma de afilar su arma, replic con feroz cuchillada, salvndose el impertinente de herida grave, si bien alcanz a recibir profundo tajo en su brazo. Advertidos del peligro, cuatro de los ms arrojados se lanzaron sobre el agresor que se aferraba al arma, sujetndolo para lograr que con alivio de todos volviera a la calma. Ms tarde, el actor principal de este hecho juraba no recordar nada de lo ocurrido. A partir de entonces, la piedra del crucero del arroyo adquiri fama de propiciar el crimen, pues la aZeja costumbre de los barreteros de portar cuchillos, dagas o tranchetes para mltiples usos, como cortar sogas, trozar correas, perforar la suela del huarache o pelar tunas propiciaba que, dado el caso, se les empleara como arma de defensa o de ataque por "motivos de honor" o causas balades, con funestos resultados.

La supersticin no en todos tiene cabida, pero la gente se dio cuenta que por repetida coincidencia, aquel que amolaba su piedra del arroyo de Vetagrande, luego en algn baile o simplemente andando en copas, de seguro provocaba un pleito o lesionaba a su rival, an siendo "muy amigos"; consecuentemente, abundaron los heridos y los muertos. Tambin observaba la gente que, conforme creca la cifra de hechos de sangre protagonizados por rijosos que afilaban sus armas en la ya famosa piedra, sta iba mudando su color. "De meses a la fecha", advertan, "la piedra toma un tinte ms oscuro, se est volviendo negra". Un episodio que confirm la sospecha de que algn maleficio deba comunicar la piedra cuando en ella se afilaba un arma fue el pleito de Andrs Mendvil y Lorenzo Rafael. Era este Lorenzo muy dado a fanfarronear, tanto pendenciero y galanteador como de manirroto. Gustaba de derrochar en parrandas, convidando a golleteros y mujercillas que le rondaban alabando sus atributos y sus hazaZas, ciertas o imaginarias.

Andrs, por el contrario, mostraba una pasividad rayana en mansedumbre y, era su gusto, sentarse solo a la vera del camino, alejado del bullicio tabernario, para cantar pulsando su guitarra, y suspirar por el amor de Mara Paloma de vila, la muchacha ms codiciada del rumbo. Al salir de la mina, Andrs era de los primeros en llegar a su casa, asentada al pie de la Bufa por el barrio de la Pinta, nombre tomado de una antigua hacienda de beneficio de plata propiedad de un espaZol. Ese domingo, Andrs Mendvil estaba decidido a conquistar los favores de Paloma. Temprano se dirigi a la presa de los Olivos para baZarse en las tinajas de agua talladas en las rocas; el profundo amor que senta bullir en sus entraZas lo animaba tanto que ni lo helado del agua senta; con hojas del jaral estropajeaba su cuerpo para remover el polvo de la mina.

A la salida de misa, resuelto y temeroso a un tiempo, Andrs acompaZo a Paloma un largo trecho sin hablar, ofrecindole solo una flor. Para animarlo, Paloma le advierte: - En la siguiente esquina es mi casa. - Ah, s...! - Ibas a decirme algo... - S - se desata l -, que te quiero, que quiero que me quieras, que deseo saber si puedo tener la dicha de soZar en que algn da merezca yo tu atencin; que el trabajo, que para m es una alegra, y contemplar la luz del cielo y los rboles, ya nada significan si no es sabiendo de tus labios que me dejas quererte. Agradablemente sorprendida por aquella desbordante confesin de amor, Paloma slo atin a contestar: - S, s, todo est bien; yo, este..., tambin... Adis.

Con el bro que comunica el amor correspondido, Andrs contemplaba la vida con plenitud; cumpla sus labores con entusiasmo, disfrutando de antemano las recatadas caricias que se prometa del precavido acercamiento con Paloma, a quien ya su familia haba concedido el permiso para que entablara relaciones con l, una vez hecha su franca promesa de matrimonio. Mas tanta dicha no poda durar. El diablo del Diablo, que nunca duerme, hizo que se topara el fanfarrn de Lorenzo con Paloma, a quien intent abordar, y un grupo de amigos que se dieron cuenta del rechazo que recibiera su respuesta, acicatearon a Lorenzo para que en vas de demostrar tanto su hombra como sus dotes de conquistador, dejase a un lado sus logros amorosos baratos y sedujera a la casta Paloma. Aceptada la apuesta, Lorenzo Rafael dedic a partir de ah todo su desocupado tiempo al asedio constante de la buena muchacha.

A medida que se aproximaba la fecha de la boda, intensificaba Lorenzo su campaZa de conquista, y cuanto ms decidido senta el rechazo de la dama, tanto ms se enervaban sus morbosas ansias de rendirla. La prudencia femenina, o la reticencia de Paloma, la hicieron reservarse de comunicar a Andrs acerca de los requerimientos de que era objeto. Quince das faltaban para el esperado connubio, y ese domingo Andrs hubo de aceptar que era verdad aquello que ni siquiera sospechara, por comunicrselo un amigo digno de toda fe. Decidido a reclamar lo suyo y cualquier ofensa hecha a su amada, solicit al oficioso informante: - Me puedes prestar tu cuchillo? - Claro! - repuso su interlocutor, tomndolo enfundado de la apretada faja que le rodeaba la cintura-. Pero ten cuidado: ayer mismo, al salir de la mina lo afil en la piedra del arroyo de la Veta...

En cuanto tuvo contacto con el arma, Andrs se sinti posedo de un furor homicida. Fue directo al mesn del Vivac, donde saba que se encontraba aqul a quien ya consideraba como enemigo. En el trayecto se torturaba cavilando si alguna culpa tendra su novia, pero se reconfortaba al evocar todos los momentos desde que lo aceptara como novio, y vea siempre verdad en sus ojos, apreciaba sinceridad en sus palabras, palpaba veraz honestidad en su trato. Acuda a su memoria cmo siendo ya "novios oficiales" y con permiso de platicar ms all de tiempo usual, la naturaleza les inclinaba a saborear, con mutua aceptacin, las primicias del amor, y cuando a pesar del hermoso apetito de la juventud ella se retena, l admita sus negativas por saberla pura y querer llevarla as hasta el altar. Pensando en esto, se recrudecan su coraje y su rencor en contra de Lorenzo Rafael. Antes de entrar al Vivac se alcanz a escuchar el llamado de Paloma, al que no prest atencin; ella, igualmente advertida por una amiga de que Andrs iba en busca de Lorenzo Rafael, pretenda evitar el encuentro.

Decidido, Andrs entr al Vivac, y apenas traspuso el umbral, un silencio ominoso invadi al lugar. El vecino de Lorenzo, alzando una copa, con disimulo le previno acerca de la aparicin del prometido de Paloma. Lorenzo no se inmut; obligado por la presencia de sus amigos, su habitual postura de fanfarrn se hizo manifiesta, confiado adems en aventajar al recin llegado. Sabidas por todos los presentes eran, tanto la bravura de Lorenzo como la pasividad de Andrs se plant retadoramente ante Lorenzo Rafael, en un desplante viril de quien no soporta ms el impulso de manifestar su legtimo reclamo. El aludido le sostuvo la mirada y le dijo todava en tono burln: No andas perdido de rumbo? Buscas algo aqu, o con alguien? - S - contest Andrs -. Busco respuesta de ti. Percibiendo Lorenzo la energa contenida en la rplica de Andrs, nerviosamente alarde:

- Conmigo cualquier hombre que sea muy hombre encuentra lo que quiera. Las palabras sonaban con eco por el silencio reinante. Con calma habl Andrs: - Si alzas tanto la voz, tienes que sostenerte; y ya est dicho. "branse"- se dirigi a los dems, mostrando su acerado puZal y amagando en abierto desafo a su rival. Este a su vez se puso en guardia, manejando arma similar con soltura y aplomo. Luego de dos o tres giros de tanteo, Lorenzo ataca con celeridad a Andrs, quien con asombroso quiebre desaparece del frente del Lorenzo, rodando a su costado. En los siguientes golpes, cambia la actitud confiada de Lorenzo que siente, al igual que los circunstantes, no tenerlas todas consigo, Por el contrario, ven al antes pacifico Andrs manifestar un valor y un agilidad insospechadas; el brillo de su puZal se entreteje con el brillo de sus ojos, y una fiereza inaudita parece poseerlo, eludiendo golpes de su adversario y mostrando seguridad en cada movimiento se trasluce su disposicin de ajusticiarlo.

Cuando asesta una certera cuchillada a Lorenzo y se prepara para darle otra mortal, un grito y la presencia de Paloma deja a todos expectantes; en un acto impetuoso, Paloma se interpone entre los rivales; abrazando a su amado apremia a los presentes a pacificar aquella brega e implorante hace que Andrs se desprenda del arma homicida y se aleje de su compaZa. Si en este caso pudieron evitarse trgicos resultados, su trascendencia radica en que la transformacin de un individuo pusilnime en un temerario retador se atribuy popularmente a las virtudes insufladas por la oscura piedra. No habran de tener la misma suerte otros rijosos, al sufrir en carne propia daZos lacerantes, secuela de las constantes riZas que se sucedieron durante meses, raro fue el fin de semana en que, especialmente por los barrios de la Pinta, del Vergel y de Mexicapn, donde predominaban los mineros, al clarear el domingo camino de la iglesia podan decir las mujeres piadosas, santigundose: "Bendito sea Dios, ya amanece y al parecer no hubo muertos".

Consternada, la ciudad se enteraba que volva a estallar el odio entre familias; se comentaba con presagio de nuevas tragedias que Fulanito y Zutanito, sobrinos del de la semana pasada, ya haban ido al arroyo de Vetagrande a filar sus armas en la piedra negra. Negra estaba ya la piedra seZalada para acicalar las armas mortales! Negro luto vestan muchas familias y trgicamente negro vean el futuro inmediato para un sector importante de la poblacin las autoridades civiles y eclesisticas que, frente a la incesante repeticin de hechos sangrientos, cada vez ms preocupadas estaban por el cariz que ofrecan los acontecimientos. En discreta reunin entre el gobernador del estado y el tercer obispo de la Dicesis de Zacatecas, fray Buenaventura del Corazn de Mara Portilla y Tejada, decidieron adoptar medidas eficaces, cada quien segn sus medios, para remediar tan catica situacin.

El 15 de abril de 1888, el seZor obispo, acompaZado de su sabio consejero, el primer den de la catedral cannigo fray Flix Palomino, y de cuatro diconos del seminario tridentino de Santa Mara de Guadalupe, salieron al anochecer rumbo al camino de Vetagrande para realizar un conjuro contra las fuerzas demoniacas que irradiaban de aquella piedra. Durante mucho tiempo, la gente "se hizo cruces" de porqu y cmo haba desaparecido la piedra negra de su emplazamiento. Varias noches de desvelo hubieron de tener el obispo y los cannigos para discernir, invocando el divino acierto, el destino que debera asignarse al diablico objeto; disquisiciones teolgicas y pruebas exorciales debieron de hacerse para atarlo en sagrado, sin mancillar el lugar.

Meses despus, sosegada la fascinacin de la gente belicosa por acrecentar el poder de su arma asentndola en la piedra negra, sta fue descubierta por el vecindario, puesta a buen recaudo en sacro lugar. El sitio escogido por aquel obispo para instalar la piedra fuera del alcance de los pendencieros, fue en lo alto del muro posterior de la catedral, empotrada precisamente abajo de la campana chica que serva para llamar al sacristn. Este es el nico bloque de color sombro que en su fbrica tiene la catedral. Hay quien asegura haber presenciado, particularmente en das de lluvia, desprenderse de la piedra espectrales fulgores azulosos capaces de infundir temor y zozobra a los testigos del fenmeno. Usted la puede ver fcilmente desde donde arranca la calle ngel, a espaldas de la catedral; apreciar el tamaZo a que qued reducida y, si tiene paciencia y ciertas dotes de observacin, quiz podr notar algo ms con relacin a la malfica piedra negra.

Enter supporting content here